lunes, 8 de septiembre de 2014

Ni por fines ni peros.

Que ahora si puedo decir, que me siento viva, y no me estoy muriendo.

Pero no es por fin, es por mi.
Y por el principio.
Es por como empezó todo, y por como por primera vez no veo el final.
Es como por primera vez me siento humana, y no como aquel bicho raro que viéndolo todo, no le veía la lógica a nada.
Es como por primera vez veo el cielo del color que realmente es,
como sin darme cuenta, han desaparecido las lentes del cinismo y melancolía que cubrían mis ojos,
como mi retina soporta mejor ahora la luz,
una luz natural, y no una luz ultravioleta que me hace ver duendes y marionetas jugando a ser yo.

Es por mi, y gracias a mi, que ahora el mundo me horroriza aun más, pero quien lo iba a decir... Lo llevo mejor.

El camino rocoso aun no ha acabado, pero por primera vez en aňos, lo miro, y lo quiero seguir. Ni me asusta, ni me duele, ni me quejo.

Porque, hoy, damas y caballeros, espero sorprenderos diciendo sencillamente,
que soy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario